domingo, 8 de julio de 2007

Días de resaca y venganza

¿Dónde está la justificación a todo esto?

El mundo loco, imbécil, perdido en cada vuelta de su rotación y de su traslación, desgastando por fricción la estática sensación de inutilidad de cada uno de sus giros. Mundo imbécil. He perdido en cualquier carretera secundaria esa especie de sentimiento de querer estar en ti, incluso conocerte a fondo … recorrerte en toda tu inmensidad … Pero alguien dijo que eres minúsculo cuando se te ve desde el espacio. Minúsculo e insignificante incluso. Camino sin querer recorrer ningún camino. Sólo ando, hacia delante, sin mirar atrás, sin preocuparme siquiera en si recordaré el camino de regreso. Nada importa. Ahora sólo me preocupa nada. Escucho canción tras canción en el mp3, y ando un paso, luego otro, y otro más tarde. Eso es caminar, y mientras lo hago escucho música, en este instante “Believe” de The Bravery; entonces pienso en que no creo en nada; ya en nada; ¿en qué creer si todo es tan insignificante? Sé que el momento más cruel de mi vida fue en mi infancia, cuando descubrí que nadie –el mundo entonces no era más que lo que me rodeaba- era inmortal. Busqué significados, incluso justificación a todo esto, pero nada es nada. Llegará el momento, como les llegó a ellos, en que todo el misterio, todas las preguntas sin respuesta, tengan significado y se resuelvan en un solo instante.

Ahora, en estos días de resaca de todo-lo-acumulado-en-mi-puta-cabeza, sólo pienso en la venganza. Pero no me puedo vengar contra la nada. Nada es nada y la nada queda en nada. Cero. Sentado en la tristeza imagino con cariño y deseo un inicio de felicidad para los queridos ausentes. Ellos están allí en la eterna celebración del momento feliz continuado, y esperan que un día silbemos juntos, entre risas, recordando todo lo magnífico que atrás ha quedado.

In memoriam …

3 comentarios:

Mildreas fala dijo...

No hay justificación. Conviene recordar que sólo somos correos de la memoria. La gente a la que estamos unidos seguirán aquí mientras nosotros estemos. Cuando se haya ido el último, ... que apague la luz. Si no se apagó sola.

Mildreas fala dijo...

Oremos, con el profeta Gibrán:
"Confiad en los sueños, porque en ellos se esconde el camino a la eternidad".
Cantemos todos juntos, hermanos, porque el cantar reconforta nuestros corazones:
"¿cuándo fue el Gran Estallido?
¿Dónde estamos antes de nacer?
¿Dónde está el eslabón perdido?
¿Dónde vamos después de morir?
¿Qué son los agujeros negros?
¿Se expande el Universo?
¿Es cóncavo o convexo?
¿Quiénes somos?
¿De dónde venimos?
¿Adónde vamos?
¿Estamos solos en la galaxia o acompañados?
¿Y si existe un más allá?
¿Y si hay rencarnación?
etc.

EL GRAN MARCELINO MANTRUENCO dijo...

MAGNÍFICOS LOS SINIESTRO, CÓMO NO!
POETAS Y FILOSOFOS DANZANDO SIN PARAR. QUE SIGA LA MUSICA ...