domingo, 19 de agosto de 2007

De cómo hoy llegaré tarde ...

Hoy he amanecido muy temprano, casi eran las seis de la mañana. La luz nació en el momento en que abrí los ojos. De un salto me puse en pie y fuí corriendo a la ducha (primera sensación cálida del día), después, nada más vestirme, salí a la calle con Bakunin, el perro saltimbanqui, a pasear.
Y fue en el paseo, cuando decidí acercarme a visitar a mi amigo Arturito Lombriz, profesional del Ultramarinos, y a departir con él un ratito a golpe de café, antes de la hora de aperturar su negocio. Y así fue. El café en esta ocasión fue en Casa Palomino. Mi amigo Arturito se aquejaba de una pancreatitis aguda que no se le pasó hasta que Juanito Pandetoro, anteriormente conocido como "el Borrachuzas" -desayunando su tercer Solisombra- le definió en una perfecta jerga médica qué era el pancreas y en qué consistía su inflamación.
Fue entonces cuando Arturito, para celebrar su inmediata y milagrosa recuperación, decidió invitarnos a una ronda de cafeses con "lo que sea menester". Yo me decanté por otro café cortado, a lo que se apuntó Arturito, pero rebajado con gaseosa, mientras que Juanito Pandetoro se decidió -tras un rato dedicado al pensar- por un chinchón seco y una tapa de cacahuetes salados, que compartió con Bakunin, el perro que se-lo-come-todo.
A eso de las 10 salimos del Café, hartos ya de tanto hablar de política, animales que hociquean y de memeces. Y así, contentos y con el alma blanca, recorrimos la calle canturreando esa bella canción de Yo La tengo llamada Stockholm Syndrome, y eso sentí yo, sabiendo que ya no me soltarían hasta bien entrada la tarde.
...
Another season, but the same old feelings
Another reason could beI'm tired of aching,
summer's what you make it
But I'll believe what I want to believe

1 comentario:

Claudia, la chef dijo...

Yo la tengo es tremendo!...Eso digo.