jueves, 13 de septiembre de 2007

tras las huellas y un cruce de caminos ...

Cuando sonó en la radio -soñaba sobre un papel los colores en las formas, las formas en las imágenes, las imágenes soñadas, en las palabras volcadas al dibujo, el dibujo de la mente al papel, el sueño desafiando al blanco papel, los colores, los sueños ... los trazos ...- "Planet of sound" no pude hacer otra cosa que canturrear el inicio de la canción ..."one fine day in my odd past / i picked me up a transmission/ i turned the fission ignition ..." y fue entonces cuando recordé dos momentos:
1er momento: recordé cuando soñé -hace ya muchos años- en cómo se preparaba en un estudio la fotografía de la portada de "Trompe Le Monde"; cómo llenaban una zona del pequeño estudio de sal (una auténtica montaña de sal, mayor, mucho mayor, que la que Lot hubiera podido causar en su desobediencia), y cómo allí en la montaña iban insertando, realmente clavando, champiñones a los que añadían una gelatina azul a través de una extraña jeringuilla. Cuando me desperté, lo primero que hice fue coger el disco en las manos (entonces un LP de vinilo) y examinarlo con detenimiento.
2º momento: recordé cuando Pixies presentaron justamente este disco en Madrid. Recordé prefectamente ese concierto (también tuve, anteriormente, la oportunidad de ver en directo a la banda en la presentación de su disco "Bossanova"), pero más aún recordé el final, cuando ya habían dejado de tocar y la gente se retiraba. Recordé cómo estaba yo apoyado con la espalda en una de las vallas de protección, y recordé cuando una mano se posó en mi espalda y me pidió un cigarro, después un trago de mi copa... Ella era Kim Deal. Recuerdo que hablamos, que le dí un cigarro, que bebió de mi copa ... y luego una muchadumbre se fue acercando hasta que el momento tuvo que terminar.
Yo ya adoraba a PIXIES antes de aquello, por supuesto. Yo sabía que era una de esas bandas que te pueden cambiar el sentido o el rumbo de tu vida. Aquello fue uno de los últimos pasos de aquella gran banda ...
... huellas y cruce de caminos ...
Después de los pasos nos quedan seguir las huellas, seguir su camino ... y el camino -en este caso- no me defraudó:
- Black Francis (o Frank Blak) siguió una trayectoria, que afortunadamente continúa, magnífica y extensísima. Mucho curra este tipo, con un álbum cada año. Y ahora una maravilla llamada "Blue Finger".
- Kim Deal: qué decir de esta Gran Señora del Rock ... Breeders (magníficos 3 discos) y después un genial The Amps...
Además en breeder se juntó (he aquí un maravilloso cruce de caminos) con esa otra Gran Señora llamada Tanya Donelly (que antes de ser una "procreadora" (Breeder) estuvo en la muy prolífica y enorme banda "Throwing Muses", después en "Belly" (qué grande!) y que acaba de sacar un fantástico disco en solitario.
- Joey Santiago: además de alguna colaboración con Frank Black, formó una banda brillantísima con su mujer Linda Mallari, llamada The Martinis, pero lamentablemente hasta la fecha sólo han editado un disco "Smitten", pèro no se lo deben perder.
- David Lovering: poco ha realizado este gran batería desde Pixies, a excepción de colaboraciones, y entrar en The Martinis, tras el disco (en él sólo colabora en un tema), para giras en directo.
Tal vez me dejo algo, y si es así me da igual, ahora la música sigue sonando ...

7 comentarios:

Svor dijo...

Y que la musica no se detenga...
Nunca

Pecador, un gusto como siempre

Marta L. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
sergisonic dijo...

tras sus huellas "all over the world", veo.
y bien que haces... yo aún recuerdo ese primer K7 grabado por un amigo, side A Bossanova, side B Doolittle.

where is my mind? vuelvo a buscarla, hasta luego.

el enterrador dijo...

Me ha gustado mucho el post, Dead to the Pixies ...
Saludos para ti,
El enterrador.

Miü dijo...

Ah, me encanta los Pixies, son rebuenos!! Qué suerte haberlos visto en vivo...

Antígona dijo...

Poco puedo decir de la música que, ignorante que es una -¿dónde andaba yo cuando tenía que estar escuchando a grupos como estos?- apenas conozco.

Pero creo que a Freud tu sueño con los champiñones le hubiera dado mucho que pensar. No sé por qué me han venido a la cabeza los hongos mágicos ... ;)

¡Un beso!

El Hombre Sentimental dijo...

Amigo Pecador, bien sabes que uno es muy fan de los Duendecillos, pero con esta mención me has tocado, porque yo precisamente los descubrí muy tarde, mientras aún estaban en activo pero ya con ese magnífico último disco. Y aún recuerdo bien que mi sensación a la hora de introducir ese "Trompe Le Monde" en el reproductor de CD y escuchar por primera vez lo que se me venía encima fue, no de placer, ni de asombro, sino simplemente de incredulidad: yo tenía dieciocho años, llevaba ya muchos gastándome la pasta en discos, y ¿existía música como esa en el mundo? ¿Y YO NO LO SABÍA? Sí señor, fueron los Pixies los que me abrieron los ojos y me hicieron darme cuenta de que la verdad está más allá, mucho más allá, de cualquier "top 40". Investiguen, amigos. Busquen, comparen y siempre encontrarán cosas mejores.